Vecinos aseguran que Jardín América se volvió tierra de nadie

www.facebook.com/odisea.tekno

Denuncian hasta tres atracos por día y otros ni siquiera hacen la denuncia por temor. Sospechan que hay zonas liberadas por la policía.

Cuestionada. | Los vecinos creen que existen zonas liberadas por la Policía debido a los constantes robos irresueltos.

Así lo afirman vecinos de la ciudad quienes se sienten desprotegidos por la inseguridad. Sólo el fin de semana, los ladrones robaron en cinco casas. Por día se denuncian hasta tres atracos y otros no se conocen por temor .
Cada día que pasa la delincuencia sigue ganando la batalla en esta localidad, sin que la Policía pueda ponerle un freno. La creciente ola de hechos delictivos atemoriza de manera permanente a los habitantes.
Los constantes robos en los barrios y en casas ubicadas en pleno centro, a cualquier hora del día, dejan una vez más al descubierto la falta de agilidad y de reacción de los uniformados que en muy pocas oportunidades esclarecieron los hechos en los que intervienen.
Solamente el fin de semana los delincuentes entraron a -por lo menos- cinco viviendas y de algunas llevaron dinero, joyas y otros elementos de valor, siempre luego de remover la casa.

Como si fuera poco, una fuente del mismo entorno policial contó que se recepcionan dos y en algunos casos, hasta tres denuncias por día, que se suman a los hechos cuyas víctimas, por temor, prefieren no dar parte a las autoridades.
Tantos robos sin esclarecer terminaron generando una gran preocupación en los ciudadanos que, por lo bajo, aseguran que existen zonas liberadas por la Policía para que los ladrones actúen con total libertad y a cualquier hora del día.

Secuelas
Los tres damnificados que hablaron con El Territorio lo hicieron pidiendo la reserva de sus identidades, porque sienten cierta “desprotección policial” y temen que cuando necesiten de los agentes, no encuentren respuestas.
Todos coinciden al punto de asegurar que la ola de robos creció desde el cambio de la cúpula policial del municipio, que ocurrió en octubre pasado.
La muerte de dos jóvenes motociclistas a mediados de septiembre y la aparente responsabilidad de los uniformados que hacían controles viales, generó el cambio y en consecuencia, se habría generado un conflicto político entre la fuerza de seguridad y las autoridades comunales.
“Quedaron secuelas de esa pelea del intendente (Oscar Kornoski) y la Policía, cada vez hay más robos, más hechos de inseguridad y la gente habla de la existencia de zonas liberadas porque nos sentimos desprotegidos”, dijo el hombre que ya fue víctima de los malandras.
Sus dichos fueron argumentados con una estadística casera que da cuenta de los robos por semana, cuya cifra es alarmante: varía entre 15 y 20.
“Estamos en riesgo, esa es la verdad. Mucha gente tiene miedo y prueba de ello es que no se habla de otra cosa más que de los robos, ya que acá la inseguridad es una cruda realidad, no una sensación, como dicen”, se agregó.

Robo en pleno centro
Uno de los robos del fin de semana fue en la casa de Darío Murner, quien vive sobre la calle Iguazú, a una cuadra de la plaza central y a dos del edificio municipal.
La familia había salido temprano el domingo, por lo que los delincuentes entraron a la vivienda en plena tarde, entre las 15 y 16, luego de forzar uno de los portones de ingreso y “dormir” a tres perros de la familia.
Una vez adentro cortaron los cables de la alarma y del teléfono, para buscar lo que pretendían con absoluta tranquilidad. Revisaron todos los rincones, pero finalmente no se llevaron nada porque, aparentemente, buscaban dinero y joyas.
Indignado, Murner detalló que “rompieron un portón, se cortaron todos los cables y una vez adentro, adormecieron a tres perros. Revolvieron la casa de punta a punta, pero parece que buscaban lo que no tenemos, que es plata o joyas”.
“Nosotros llegamos a eso de las 18.30 y vimos el daño que hicieron para entrar y el desorden. Por suerte no había nadie, porque los ladrones están cada vez más osados y no les importa la hora”.
Murner contó a El Territorio que, hasta ayer, se enteró de cinco robos a propiedades de conocidos que ocurrieron entre sábado y domingo.
Otro robo millonario en el pueblo ocurrido hace poco fue en la vivienda del empresario Nadim Tayar y también, este fin de semana, los ladrones entraron a una concesionaria de autos cercana al centro.