Precios Cuidados: multarán a industrias y la yerba está incluida

Ramon E. Salina Filmaciones
www.youtube.com/user/ramonsalinanoticias
www.facebook.com/ramonsalinaefilmaciones

—– El castigo se aplica a irregularidades en el pacto de precios. Algunos de los fabricantes no habrían entregado en tiempo y forma suficiente mercadería.
Martes 13 de mayo de 2014 | 09:01

Multas a comercios. La defensa de los mayoristas es que la yerba mate no fue suficiente para todo el público demandante.

Luego de aplicar multas a los súper e hipermercados por incumplimientos en el acuerdo Precios Cuidados, el Ministerio de Economía avanzará ahora con sanciones a algunas empresas productoras de alimentos y bebidas que también habrían incurrido, según la visión del equipo de Axel Kicillof, en irregularidades en el pacto de precios.

Según Economía, algunos de los fabricantes no habrían entregado en tiempo y forma la cantidad suficiente de mercadería como para que esté disponible en las góndolas de los locales a disposición de los clientes.

Las multas, que serán en dinero en efectivo, serían la contraparte del castigo que el ministro de Economía anunció el viernes pasado en conferencia de prensa contra los comerciantes por unos 31.166.422 pesos, día en que informó además que el acuerdo se cumple en un 73% durante el primer trimestre del año, considerado el período “fundacional” del plan por el propio ministro.

Según la versión oficial, en el 27% de los casos habría problemas tanto de oferta por parte de los súper e hipermercados, que teniendo mercadería incluida en la canasta de Precios Cuidados no la habrían exhibido como corresponde o lo habrían hecho a un valor mayor que el acordado con el Gobierno, como de falta de entrega en la cantidad y velocidad pactada por parte de los productos de alimentos y bebidas.

En la mira estaría una empresa de gaseosas, varias compañías que aportan yerba mate, dos marcas de fideos, tres de aceites y otras tantas de galletitas.

En general se trata de compañías que fabrican varios productos que se incluyen en el listado, pero que pertenecen a una sola gran empresa.

Se trata además de privados que fueron señalados a los inspectores oficiales por los propios súper e hipermercados, que en el momento de recibir las “fiscalizaciones” de los funcionarios públicos, señalaron que en algunos casos de faltas de productos la culpa no era de ellos, sino de la falta de disponibilidad de la mercadería por no haberla recibido según lo comprometido con los productores.
Estas denuncias luego eran derivadas al “funcionario espejo” que en Economía se encarga de establecer el contacto con la empresa para “informarle” a su interlocutor de la compañía productora la falta de un alimento o de una bebida en un súper o hipermercado determinado.

Si luego de unos días (u horas) el producto no llegó a destino, el informe final es negativo para el fabricante y no para el comercio.

Finalmente, la Secretaría de Comercio de Augusto Costa es la que determina cuál es la multa a aplicar, que a diferencia de los súper e hipermercado reciben directamente la sanción.
El viernes pasado, Kicillof aseguró que a partir de la aplicación de Precios Cuidados hubo una “fuerte desaceleración” en los precios “que está obviamente ligada al éxito del programa”.

Dijo además que en el caso de los comercios, “los incumplimientos tienen que ver con la señalización, el abastecimiento y el cumplimiento de los precios”, pero matizó que este último segmento es el que presentó menos irregularidades.

Por empresas, la cadena Coto fue la que presentó un mayor nivel de cumplimiento, con una tasa del 83%, seguida por Carrefour con el 77 %, Cencosud (Jumbo) con el 73%, Supermercados Día con un 67% y Walmart y Chango Más con un 58%.
Entre las empresas que tienen su “funcionario espejo” fiscalizador están Molinos, AGD, Bunge, Arcor, Coca-Cola, Pepsico, la Serenísima, SanCor, Quickfood, Ledesma, Unilever, Procter & Gamble y Papelera del Plata, entre otras.
Desde los privados, por ahora por lo bajo, se espera que lleguen las sanciones para luego hacer descargos. Varios de los mencionados más arriba saben que están casi seguramente dentro de los listados de los multados, pero tienen ya preparada su argumentación defensiva.

Aseguran que el volumen de mercadería fabricada y distribuida fue la pactada originalmente, y que el problema fue la alta demanda de los productos, especialmente entre febrero y marzo pasado.

Afirman que la situación se repite desde abril y mayo, dado que la cantidad de fabricación de un bien determinado, y asumido como participante del acuerdo de precios con el Gobierno, no puede avanzar sobre las líneas de producción y la capacidad instalada utilizada para otros productos, donde se trabaja a ganancias para cubrir las pérdidas que genera estar dentro de Precios Cuidados.

Aseguran además que, en cierta cantidad negociada ya con el Gobierno, los productos siempre estuvieron disponibles para que los súper e hipermercados los exhibieran en sus góndolas.

El Gobierno no cree en estos argumentos. Según la visión de Kicillof y de Costa, si un productor vende mucho de un bien, éste nunca debería perder dinero, sino, si se organiza, incluso ganar más.

Afirman además que el plan Precios Cuidados es una oportunidad de oro para que un fabricante tenga más demanda de un producto y mencionan los casos de algunos privados que utilizan el acuerdo para posicionar una marca determinada o lanzar nuevos productos al mercado