Se espera una semana lluviosa con altibajos de temperatura

Hoy y mañana estará soleado y muy frío. Las primeras gotas caerán el miércoles, hasta el viernes. El domingo el aguacero volverá a regar la tierra roja.
“Sólo dos días para lavar la ropa”. | Advierte el meteorólogo, Alfredo Yaquinandi. | Foto: Ilustrativa.

Y el invierno llegó para producir el cambio que estábamos esperando en el clima. Por un lado, el arribo de la masa de aire polar fue más importante que lo que preveíamos. Cumplió con la expectativa de poner fin a las lluvias excesivas que se prolongaron desde el verano, permitiendo completar las cosechas y el oreo de las tierras para permitir la siembra de los productos de invierno.

Afortunadamente la humedad del suelo impidió la formación de heladas tempranas. Como consecuencia del frío, las lluvias torrenciales dieron paso a chaparrones intensos pero cortos que alternaron con días de sol.

Consecuencias de “El Niño”:
Sin embargo, a la entrada de aire frío y seco desde el Sudoeste se sumó el ingreso de aire frío y húmedo del Pacífico, que generó fuertes y tempranas nevadas en las provincias cordilleranas, incluso en las provincias del noroeste argentino.

Esto, que puede resultar beneficioso para las provincias turísticas que ofrecen deportes de invierno, puede resultar excesivo para las provincias del Este como Misiones.

Una razón de ello es la intensificación de vientos como el pampero, que por ahora sólo se traducirán en la llegada más frecuente de lluvias provenientes del Sur, pero que pueden generar fuertes tormentas cuando ingresemos en el período de transición a la primavera.

Otro efecto no tan evidente, pero que deberíamos ir previendo, es que este habrá de ser un invierno húmedo, con fuertes altibajos de temperaturas, y con lluvias más frecuentes que lo normal, pues a las lluvias que provengan del Sur se sumarán las lluvias generadas en un océano Atlántico recalentado, cada vez que soplen vientos del NE o del Este.

Esto no se traducirá en lluvias por exceso en el invierno, sino en lluvias en promedio normales, pero en frecuencia reiteradas, que mantendrán el suelo húmedo y las napas de agua cerca de la superficie en zonas bajas.

A corto plazo esta situación puede resultar en una ventaja, pues las heladas serán menores o atenuadas con escarcha, pero nuevamente el riesgo estará presente a partir del mes de agosto, cuando El Niño comience su período de mayor actividad, y las lluvias torrenciales vuelvan y se tornen más frecuentes debido a esta anomalía, y encuentren un suelo saturado de humedad desde el invierno.

Como esta situación será similar en toda la amplia cuenca del Plata, nos encontraremos además con crecidas extraordinarias en los ríos que bloquearán a los arroyos, generando fuertes inundaciones en la provincia. A esta situación tampoco escapará Posadas por la abundancia de arroyos urbanos sin el adecuado mantenimiento ni medidas de contención.

Dos días para lavar la ropa
Las lluvias volverán a hacerse presentes dos veces esta semana, entre el miércoles a la noche y el viernes la primera, y entre el sábado a la noche y el lunes la segunda. Esto nos deja dos días de sol, hoy y mañana, y poco más de un día entre viernes y sábado.

La entrada de aire frío y seco del sudoeste puso fin a las lluvias ayer y habrá de limpiar el cielo de nubes para hoy y mañana. Cielo soleado, vientos leves del SE y mañanas frías (8 y 9º) hasta el miércoles. Las tardes no llegarán a cálidas en toda la semana, promediando 22º de máxima.

Dos “lluviaradas” en una semana
Con las anomalías cálidas en ambos océanos, algunas de las antiguas frases populares sobre el clima han vuelto a tener vigencia, una de ellas es la de “dos días de Norte fuerte y agua como peste”.

Miércoles y jueves tendremos brisas del Norte moderadas a fuertes y las lluvias volverán tan pronto como el mismo jueves. Se esperan precipitaciones escasas a moderadas, de 15 a 35 milímetros, entre jueves y viernes con algunas descargas eléctricas fuertes.

Habrá una nueva pausa con cielo despejado el sábado, y para el domingo llegarán más lluvias, esta vez serán lluvias de tipo tropical, con fuertes ráfagas de viento Norte y con chaparrones intensos que pueden precipitar entre 70 y 90 milímetros durante el domingo.
Será el mismo frente del Sur que volverá sobre sus pasos ante el progreso de una profunda depresión en el Atlántico.

Por Alfredo Yaquinandi