A pesar de la existencia de gestiones dirigenciales sin público visitante

La decisión de que se jueguen los partidos del Torneo Inicial sin público visitante se mantendrá vigente al menos hasta el final del certamen, a pesar de la existencia de gestiones dirigenciales para revertir la medida.

Voceros policiales revelaron a Noticias Argentinas que esa determinación se ha transmitido a los mandos de las fuerzas involucradas de parte funcionarios del Ministerio de Seguridad vinculados a los espectáculos futbolísticos, que además les indicaron que no cambiará durante lo que resta de 2013.

“Nos garantizaron que los partidos se jugarán sin público visitante durante todo el torneo. Es una buena decisión, porque ahora también hay que tener cuidado con las facciones de una misma barra brava que se puede agarrar a golpes o iniciar un tiroteo, como pasa en Boca”, indicó a la agencia de noticias NA un jefe de la Federal vinculado a los operativos de seguridad en las canchas.

Los efectivos de la Policía Federal y de la Bonaerense no quieren hacer adicionales en los estadios, por lo que se torna difícil para los jefes conseguir uniformados que presten este servicio.

La fuente sostuvo que cuando llegaba un equipo del interior del país había que recibir los micros con hinchas y luego, cuando se iban, escoltarlos hasta el límite provincial, por lo que se complicaba la vigilancia en otros sectores de los barrios porteños o del Conurbano.

“Es una decisión correcta la de jugar sin público visitante, porque de esta manera sólo nos encargamos de los locales y el resto de los policías quedan abocados a la prevención de delitos en la vía pública”, señaló un comisario de la Bonaerense.

De todas maneras, ambos oficiales aclararon que en caso de que se revierta la determinación y vuelva el público visitante ambas fuerzas acatarán y brindarán “el habitual servicio” que llevan a cabo en acontecimientos deportivos “sin ninguna queja”.

La exministra de Seguridad, Nilda Garré, había planteado el año pasado un paulatino quite de la custodia de la Policía Federal en los partidos, por lo que cada club debía contratar personal de vigilancia privada.

Sin embargo, la medida no terminó de completarse debido a que las instituciones futbolísticas pidieron al Ministerio que ahora encabeza Arturo Puricelli y a la cartera de Justicia y Seguridad bonaerense, a cargo de Ricardo Casal, que no dejen de mandar uniformados para frenar la violencia entre los barras.

En un principio, hubo una decisión de que volvieran los visitantes a las canchas, pero el ataque a tiros que protagonizaron los barras de Boca en cercanías del Nuevo Gasómetro, por la final de la Copa de Invierno, echaron por tierra la ilusión de los verdaderos hinchas de fútbol.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, máximo encargado de tomar este tipo de decisiones, y la Comisión Directiva de la AFA resolvieron mantener esta medida y comunicarla a los jefes policiales de los distintos distritos, más allá que en algunas provincias se creó la figura del simpatizante neutral, que es ni más ni menos que “un visitante encubierto”.

Según pudo averiguar NA, hubo ciertos dirigentes de clubes de Primera División que pidieron al Ministerio de Seguridad que revea la decisión, pero ante los últimos enfrentamientos entre barras, rechazaron el petitorio y al menos por ahora, los visitantes se tendrán que conformar con ver los partidos por televisión.

Fuente: Noticias Argentinas