Mbyas denuncian hambre y deserción escolar en las aldeas

Estudiantes guaraníes reclamaron el derecho a la educación. En una carta pública, pidieron respuestas a las autoridades. Analizan medidas de protesta.
Sábado 16 de agosto de 2014 | 08:35

A principios de mes. | Algunas comunidades mbya recibieron atenciones médicas. | Foto: Graciela González/ilustrativa

Jóvenes mbya denuncian las condiciones de pobreza extrema que se vive en las comunidades, y que los expulsa de la escuela. La población estudiantil guaraní se organizó para luchar por más acceso a los derechos esenciales de salud, alimento, vivienda y educación y ayer, en una carta pública, reclamaron a las autoridades por la precaria situación que atraviesan sus familias.

Las agrupaciones de estudiantes secundarios y universitarios se reunieron hace un mes en el IV Encuentro de Estudiantes de los Pueblos Originarios en Ka Águy Poty, en el Cuña Pirú. En las conclusiones de esas jornadas expresaron la necesidad de más escuelas secundarias bilingües para poder atravesar las barreras culturales que dejan afuera de la educación obligatoria a la mayoría de los jóvenes y adultos.

“En todas las comunidades es muy difícil para los jóvenes y para los adultos poder estudiar; hay muchas barreras y nosotros entendemos que debemos reclamar por el acceso a la educación, que es un derecho”, explicó Martín González, estudiante universitario de Perutí de El Alcázar.

En el congreso llamaron la atención sobre la inserción tardía de los niños al sistema escolar, y sobre las inasistencias por la migración forzada hacia las ciudades, ante las faltas de oportunidades económicas.

“Hay muchos chicos que no van a la escuela o que empiezan tarde. La secundaria recién se inicia a los 15 años y con muchos abandonos. Pedimos una educación de calidad y secundarias bilingües en las comunidades”.

Quedan así en evidencia las problemáticas de la sobreedad y las dificultades para el aprendizaje en las escuelas comunes.

“Hay una brecha entre los que terminan la primaria y pasan años hasta que vayan a la secundaria, y dejan y abandonan muchas veces hasta que dejan del todo”, sostuvo.

Por esta situación, hay un universo de adultos que no completó los niveles obligatorios y piden escuelas de adultos.

Carta y polémica

Ayer, los estudiantes mbya difundieron un documento que relata la triste realidad de los jóvenes excluidos: “Estudiantes han abandonado sus estudios porque no cuentan con zapatillas, ni equipos de educación física, ni elementos mínimos para asistir a la escuela. Todas nuestras familias están pasando hambre”.

Adelantaron además que se reunirán para analizar medidas en reclamo del derecho a la educación y ante la alarmante deserción escolar.

En esta carta pública, denunciaron que dos alumnos mbya premiados con medallas de oro por su investigación sobre la tradición mbya y que representaron a la Argentina en Colombia, dejaron la escuela por falta de recursos económicos.

Los estudiantes cursan el cuarto y quinto año en el CEP 40 de Pozo Azul, pero después de las vacaciones de julio ya no pudieron asistir por la precaria situación social de su familia y de la comunidad.

“Los dos estudiantes premiados por su investigación sobre el pueblo guaraní con medallas de oro y que representaron a la Argentina en Colombia, dejaron la escuela por falta de recursos y de apoyo de las instituciones”, dijo Liliana Frías, de Pozo Azul.

En tanto, el director del CEP 40, Marcelo Ragotin, en conversación con El Territorio negó que los jóvenes considerados excelentes alumnos hayan abandonado los estudios. “Es verdad que hay problemas económicos, casi todos los alumnos los tienen, es una escuela con población rural, pero no sé de dónde salió esta versión. Uno de los chicos está viniendo normalmente y se está preparando para la Estudiantina, y el otro alumno dejó de venir porque se muda con su familia a otra localidad”, dijo. Y agregó que al CEP asisten quince jóvenes mbya y que se desarrolla un trabajo de inclusión y contención.