Navarro y González se declararon ganadores en las internas

 

Dos festejos. El eldoradense Gustavo González y el cardiólogo Osvaldo Navarro se adjudicaban anoche el triunfo en las internas del radicalismo que definen la candidatura a gobernador y el reparto de cargos en la lista de diputados.

Los datos que dio a conocer la Junta Electoral de la Unión Cívica Radical le daban el triunfo a la fórmula de Gustavo González-Luis Pastori, sobre Osvaldo Navarro y Ricardo Staudt, con una diferencia de 1.500 votos.

Sin embargo, los dirigentes enrolados con Navarro al cierre de esta edición celebraban una diferencia en Posadas que, aseguraban, volcaba la balanza a su favor en la general con una diferencia general de 300 votos.

Como era previsible, el eldoradense González sacó una gran diferencia en la zona norte, especialmente en su ciudad natal, donde cosechó más del 90 por ciento de los votos emitidos. González manifestó que “ha sido una jornada de alegría para nosotros, estoy muy contento y agradezco a todos los que han trabajado para que estas internas se desarrollen con total normalidad”.

Sin embargo, en Puerto Rico, Garuhapé, Capioví, Campo Grande, Oberá y la zona sur, con Posadas, Navarro se hizo más fuerte, descontando la diferencia. Incluso, señalaron en el navarrismo, empardaron en San Antonio y Bernardo de Irigoyen.

Pero por la noche, la Junta Electoral, comenzó a dar los primeros datos oficiales pasadas las 22. Según los informes, la fórmula González-Pastori cosechaba 6100 votos, contra 4.600 de Navarro. En tanto, la lista de diputados encabezada por Walter Molina y Lilia Torres, alcanzó 5.398, contra 4.255 de la lista liderada por los navarristas Ricardo Jaquet y Héctor Corti. En tanto, la lista joven Fuerza y Futuro, que sólo presentó candidatos a diputados, encabezados por Francisco Fonseca, obtuvo 1.570, con lo que conseguiría colarse en la lista final, según el sistema D’Hont.

Aunque hubo muchas quejas previas por la manipulación de los padrones y los fiscales que puso la Junta Electoral, no se denunciaron muchos incidentes. El problema más grave se suscitó en Santa Ana, donde la Junta decidió cerrar una escuela porque se encontraron con una urna con 60 boletas cargadas sin la presencia de fiscales de una de las listas. Los radicales de esa ciudad, finalmente no pudieron votar. Pero el navarrismo advirtió que el conteo de los votos careció de transparencia, especialmente porque a las 22 la Junta dejó de computar los votos cuando marcaron una  tendencia favorable hacia Navarro.