Cazadores ilegales: aparecieron más fotos e investigan una conexión con Brasil

verimg (4)

verimg (5)

verimg (6)

verimg (7)

verimg (8)
La Policía comenzó investigando delitos contra la propiedad y se topó con una banda vinculada a la caza ilegal de especies autóctonas. Fueron descubiertos por Facebook
La denuncia radicada a partir de las fotografías de cazadores furtivos en zonas de monte situadas al norte de la provincia posando con una gran cantidad de animales protegidos y silvestres faenados, dejó al descubierto una organización delictiva dedicada a la caza indiscriminada. La cual establecería o sería parte de la venta ilegal de carne en el mercado negro de Brasil.
Por estas horas la Policía está tras los pasos de los integrantes de la banda, que aparentemente no sólo incursionan en la caza ilegal, sino también en otros delitos fronterizos que tienen que ver con el robo y adulteración de vehículos e incluso, el contrabando.
El cabecilla sería un hombre conocido en Bernardo de Irigoyen, bien identificado en las fotografías que dispararon la investigación. En la propiedad de éste, hace pocos días, se hizo el allanamiento que permitió la incautación de muchos elementos que prueban sus fechorías.
Entre la documentación que fue elevada a la Justicia como material probatorio, hay datos de un depósito de la localidad en que los efectivos policiales encontraron varios tipos de armas, cuchillos y otros elementos. Éstos serían los utilizados para la cacería de animales salvajes.
Asimismo se incautaron una cantidad considerable de chapas patentes adulteradas y cuñas que se utilizan para modificar los números de motores de los autos. Además hay una serie de vehículos que se investiga si fueron robados o tienen pedido de secuestro.
Ese procedimiento derivó en la detención de un hombre, quien tenía en su poder un teléfono celular que luego de su requisa arrojó una cantidad importante de imágenes y videos que demostraron su actividad ilegal depredadora de la fauna nativa.
Entre el grupo compuesto por ocho a diez personas, se observa a familiares directos y amigos del supuesto líder, entre ellos su tío (hermano de su madre). Fuentes consultadas informaron que la zona de caza es en cercanías o dentro del Parque Provincial Uruguaí.
Desde hace mucho tiempo los pobladores de esa zona fronteriza hablan por lo bajo de la presencia dañina de este grupo de cazadores (y otros) en las zonas verdes protegidas. No obstante,“nadie se anima a denunciar por temor a que les hagan algo. Son de la pesada”, dicen.
En relación a eso, conocedores del estilo de vida de los cazadores furtivos que ahora están en la mira de la Justicia, contaron en comunicación con este medio que “en la casa de estos muchachos se exhiben cueros, armas y hasta las cabezas de todos los animales que cazan”.
En la jornada de ayer se realizaron varios procedimientos en la zona, tendientes a capturar a los hombres que fueron identificados por los pobladores y ponerlos a disposición de la Justicia, pero toda la acción policial no arrojó resultados positivos.
Escrachados por Facebook
Los cazadores furtivos fueron denunciados por el Ministerio de Ecología tras ser descubiertos por las fotografías que se habían publicado en Facebook durante la jornada del viernes.
Las imágenes trascendieron a la opinión pública por medio de la red social, soporte que eligió un ciudadano para escrachar a los cazadores. Al ser vistas por las autoridades de Ecología se decidió hacer la presentación policial con pedido de intervención de la Justicia.
La denuncia la radicó una guardaparque en la comisaría de Bernardo de Irigoyen, por los delitos de caza furtiva, depredación de fauna silvestre y depredación de fauna silvestre agravada, conforme a la Ley Nacional 22.421 de conservación. Dicha normativa sanciona como pena máxima de diez años de cárcel a los responsables, además de sanciones económicas.
Las fotos fueron capturadas en medio del monte y muestran una gran cantidad de animales silvestres faenados, como venados, pecaríes, monos e incluso un tapir. Especie protegida por ser considerada por ley como Monumento Natural Provincial.
Todos los animales carneados estaban encima de una improvisada parrilla hecha con tacuaras cruzadas que se usa de modo tal que, con un fuego mínimo debajo, permita mantener por más tiempo en buen estado a la carne, previo a su comercialización.
Esas imágenes, llamativamente, fueron eliminadas de la red una vez que el caso fue denunciado. Pese a esto, integrantes del Ministerio de Ecología se encuentran interviniendo en la zona para dar con los responsables. Asimismo pudieron guardar la información de los perfiles de Facebook de los involucrados, elementos que fueron aportados a la causa.
En una semana guardaparques detuvieron a dos grupos de caza
Solamente durante la última semana, guardaparques evitaron que dos grupos de cazadores furtivos cumplan su objetivo predador, uno en el paraje Yacutinga -límite del Parque Provincial Uruguaí- y el otro en la Reserva de Biósfera Yabotí.
En el primero de los casos, los efectivos se adentraron en la espesura del área natural protegida por un trillo abierto por cazadores. Así lograron la detención de los ciudadanos infractores y evitaron la muerte de animales silvestres.
Durante el recorrido se encontraron saleros y sobrados construidos recientemente con el objetivo de atrapar a los animales. En el momento en que la patrulla avanzó para rodear el lugar tras divisar un campamento, tomó por sorpresa a dos ciudadanos que se encontraban dentro de la precaria construcción.
Las dimensiones del improvisado campamento dieron cuenta de que se alojarían allí más personas. Ocurrió entonces que el rápido accionar preventivo de los uniformados frenó a tiempo el accionar que terminaría en la muerte de varios ejemplares de la fauna nativa provincial.
Luego de labrar las actuaciones correspondientes se procedió a la destrucción de una malla tipo tejido de aproximadamente 2,5 metros cuadrados, elemento que utilizaban para el secado de las carnes en gran cantidad.
En Yabotí, el operativo fue llevado adelante de forma coordinada por las fuerzas de control y seguridad, cuyos integrantes destruyeron los saleros y sobrados encontrados. Además se incautaron dos motos que eran utilizadas por los cazadores para el transporte de los animales muertos.
En manos de los infractores se hallaron dos armas de fuego tipo escopeta, un caballo y dos ejemplares de pecarí de collar o chancho de monte.
Fuente: El Territorio
Carne silvestre misionera en cocinas de Brasil
Desde el Ministerio de Ecología se informó que en Brasil utilizan la carne de los animales silvestres de esta provincia para cocinar platos de tipo gourmet.
El organismo argumentó tal situación en la diversidad de especies que existen en el territorio provincial, lo cual justamente hace que Misiones sea un objeto preferido de las cadenas que se dedican a la comercialización ilegal de la fauna silvestre, un negocio que mueve muchos millones.
Dentro de la fauna silvestre misionera hay muchas especies amenazadas, como por ejemplo el coatí, ciervos y tapires, que en este caso, a pesar de estar protegidas se las sigue cazando para la venta.
La captura de estos animales generalmente la realiza una persona de la zona, porque es la que conoce el monte y sabe qué especies capturar; siempre incentivado por una demanda de alguien de afuera que viene a buscarlo.
Por ello la cartera de Ecología provincial pidió la inclusión y la tipificación en el Código Penal de los delitos ambientales. A su vez, solicitaron a la Cancillería y a la Secretaría Ambiental el refuerzo de la presencia en la zona de frontera lindante al Pepirí Guazú, que en épocas de sequía se convierte en un paso accesible y escaso de controles que facilitan la depredación y venta ilegal de los animales faenados.