El Papa advirtió que comenzó una “Tercera Guerra Mundial en partes”

En una encendida homilía en el santuario militar italiano de Fogliano Redipuglia, Francisco sostuvo que la guerra es “una locura alimentada por conceptos como la avaricia, la intolerancia y la ambición de poder”. El Papa celebró una misa para conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial.

El papa Francisco advirtió que en la actualidad puede hablarse de una tercera Guerra Mundial combatida “por partes”, azuzada por intereses como la codicia y permitida por una suerte de indiferencia cainita que ya consintió las atrocidades del pasado.

En la homilía de este sábado, el Sumo Pontífice, pronunció durante su visita a los cementerios de Fogliano Redipuglia, que albergan los restos de los miles de caídos en este frente del nordeste de Italia durante la Gran Guerra, de cuyo inicio se conmemora este año el primer centenario.

Serio, emocionado y con un tono de voz creciente, el pontífice dijo que la guerra es “una locura” alimentada por conceptos como “la avaricia, la intolerancia y la ambición de poder” que a menudo encuentran justificación en la ideología y que lo destruye y lo trastorna todo.

Además criticó la indiferencia instalada en la sociedad, que ilustró con la respuesta con la que Caín negó ante Dios conocer el paradero de su hermano asesinado: “¿A mi qué me importa?”.

El papa instó a los fieles “con corazón de hijo, de hermano y de padre”, a “llorar”, es decir, a reaccionar ante el belicismo y a abandonar la postura de Caín, que tras asesinar a Abel no derramó ninguna lágrima.

Tal y como hiciera san Juan Pablo II en 1992, sus palabras de paz repicaron esta lluviosa mañana en los páramos de dicha región norteña de Italia que hace exactamente un siglo se cuartearon de trincheras convirtiéndose en uno de los frentes más encarnados del conflicto.

El papa ha dado numerosas muestras de sensibilidad por los episodios bélicos que se suceden en el mundo y en sus distintas apariciones públicas no ha dudado en exigir el cese de las armas en zonas como Ucrania, Oriente Medio, Libia o la República Centroafricana.

Francisco llevó a cabo su misa y su homilía, en la que participaron los cardenales de Viena y Zágreb, además de obispos de Austria, Croacia, Hungría y Friuli-Venecia Julia y de autoridades civiles y militares.

A ellos les fue entregada la conocida como “luz de San Francisco”, una pequeña lámpara de cristal cedida por el monasterio de Asís y en la que aparece inscrito el salmo franciscano “donde haya tinieblas ponga yo la luz”.