Bebé muerto en Jardín: no se hizo cesárea por falta de anestesista

EN ESTADO CRÍTICO. La mamá fue derivada a Posadas, donde le hicieron cesárea pero su bebé no sobrevivió. La mujer sigue en terapia.
• La mamá está en terapia del hospital Materno Neonatal, en Posadas • Por este caso, Salud Pública cerró temporalmente la maternidad del hospital jardinense •

Luego de iniciar in situ la investigación de por qué no se le realizó la cesárea a una mujer que -después de casi cinco horas de ingresar al hospital de esta ciudad- fue derivada en estado crítico al Materno Neonatal de Posadas y se le practicó la intervención pero la beba (Priscila) no sobrevivió, el subsecretario de Salud de la Provincia, Germán Bezus, confirmó que el primer nosocomio “no tuvo las posibilidades en tiempo y forma para armar el equipo quirúrgico para hacer la cesárea de urgencia y la transfirieron al Materno Neonatal”.
Por ello, desde el Ministerio de Salud Pública decidieron cerrar en forma temporal la Maternidad de Jardín, tal y como informó el domingo PRIMERA EDICIÓN.
En diálogo con FM Universidad, Bezus especificó que no se le realizó la cesárea a la joven Estela Fernández en el hospital de Jardín América porque no lograron contar con el anestesista. Sin embargo, no dio precisiones sobre por qué se demoró varias horas la derivación de la paciente a Posadas. Sí confirmó que “cuando llegó a Posadas, el caso (refiriéndose a la salud de la mamá y la beba) era crítico”.

Maternidades seguras
Este nuevo caso de mortalidad perinatal por falta de atención médica oportuna fue dado a conocer el domingo por este diario y así fue como tomó conocimiento el ministro de Salud Pública, Oscar Herrera Ahuad (todavía no hay denuncia pues la mamá está peleando por su vida en Terapia Intensiva del hospital Materno), quien dio órdenes al director de zona, Daniel Silva, para que se hiciera cargo de la dirección del hospital jardinense hasta que culmine la investigación de lo sucedido. También dispuso que ninguna parturienta fuera atendida allí de ahora en más hasta saber las causas por las que no se le realizó una cesárea a Estela Fernández, demorando el nacimiento de su beba que, horas después, en Posadas, ya no tuvo posibilidades de sobrevivir.
“Misiones tiene 40 hospitales y, tras la regionalización de las maternidades, sólo en nueve hay maternidades seguras, incluido el de Jardín. Esto quiere decir que tienen que tener quirófano, anestesista, sangre segura y los protocolos de nacimiento y parto para que, en caso de presentarse alguna complicación, se proceda a una cesárea. Por lo sucedido, se decidió suspender el funcionamiento de la maternidad de ese hospital hasta que podamos asegurar que, en caso de urgencia, habrá un equipo quirúrgico que asista rápidamente”, indicó Bezus.
En este caso, similar a lo que sucede en las otras localidades del interior provincial, según señaló el subsecretario de Salud, faltan médicos especialistas que acepten instalarse en el interior. “Nos hace falta recurso humano médico más joven y con otro tipo de formación. Jardín América quedó atrasado respecto a otros hospitales de nivel dos como Iguazú, Leandro N. Alem e incluso el de Apóstoles, que sí tienen la posibilidad de armar equipos quirúrgicos rápidamente. En menos de una hora los pacientes tienen que estar operándose”, destacó.

Comité de mortalidad
materno infantil
Según contó Bezus, desde 2006 están trabajando con los casos de violencia obstétrica en el marco del Comité de Mortalidad Materno Infantil. “La única manera de corregir los procesos de atención es ir evaluando cada uno de los casos”, señaló.
No obstante, a su entender, “la principal violencia obstétrica se veía cuando los 40 hospitales tenían maternidades donde ocurrían malos controles del parto, malos trabajos de partos, donde no se derivaba a las pacientes con complicaciones en tiempo y forma y esto se traducía en los índices de mortalidad materna e infantil que en los últimos años hemos logrado reducir en forma vertiginosa. Pero siguen ocurriendo este tipo de casos, como lo ocurrido en Jardín América, que generan denuncias”, reconoció.
También trabajan en otras formas de violencia contra las madres al momento del parto que buscan reducir y eliminar en Misiones: “El maltrato directo hacia la mujer, la no consideración del dolor y la negativa a que ingrese un familiar al parto, entre otras cuestiones”, enumeró Bezus, quien admitió que las leyes (en este caso la de Parto Humanizado) van más rápido que los procesos de cambio. La mayoría de los médicos estamos formados en la vieja escuela, donde el conocimiento científico deja de lado al sentimiento y la opinión del paciente y su familia. En su momento, además, tuvimos la disyuntiva de aplicar la ley de parto respetado en Misiones o esperar a que se terminen de construir los nuevos edificios del Materno Neonatal, Samic de Eldorado… y decidimos aplicarla aunque las estructuras hospitalarias no sean adecuadas y las pacientes tengan que estar en sillas por falta de camas”, destacó Bezus.