Horror en el hogar de niños: detienen a un sospechoso y hay un cuarto caso en la mira

Tras los testimonios de dos menores en Cámara Gesell, Osvaldo Lunge, juez subrogante de Instrucción de Puerto Rico, ordenó la aprehensión de uno de los tres hijos de la titular de la fundación Anspaz. Tiene 17 años.

CERRADO. Luego de las denuncias, el hogar Anspaz comenzó a desmantelarse y once niños fueron reubicados.
Un adolescente de 17 años fue detenido el miércoles y la Justicia avanza en torno a las investigaciones de las denuncias de abuso sexual y múltiple maltrato a menores bajo custodia en el hogar Anspaz de Jardín América.
Durante la mañana del miércoles, tras las declaraciones en cámara Gesell de dos nenas de 9 y 13 años, el juez Osvaldo Rubén Lunge, subrogante del Juzgado de Instrucción 1 de Puerto Rico, ordenó la detención del sospechoso, quien podría ser imputado por graves delitos, entre ellos dos casos de “abuso sexual”.
Los testimonios de las niñas fueron contundentes y coincidentes en cuanto al victimario, hijo de la titular del polémico hogar. Señalaron los lugares y los tormentos a los que fueron sometidas por separado.
Para el juez Lunge, el relato de las menores fue suficiente para determinar la detención y aprehender al adolescente.
La medida de la Justicia Penal, se produce paralelamente a las actuaciones de la jueza Civil y de Familia de Jardín América, Cynthia Meyer quien dispuso, tras la denuncia que realizaron las docentes del hogar a principios de noviembre, que una menor fuera trasladada de ese lugar y se apartara a la responsable y sus tres hijos varones, entre ellos el ahora detenido, y se buscaran nuevos destinos a los once niños que aún quedaban en el predio de la fundación “Nuestra Señora Reina de la Paz, Madre de la Vida”, Anspaz.
Hasta el miércoles eran ocho los niños alojados en la vivienda de Jardín América.
De ellos, cinco quedaron con su madre y se definía una vivienda para que los mudaran. Entre las posibilidades, una vivienda prefabricada se montaría en Posadas, aunque también se barajaba la refacción de un inmueble en Jardín América.
En cuanto a los tres menores restantes, fueron trasladados a sus nuevos tutores o responsables.
La Defensoría de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes de la provincia realizó formalmente el martes la solicitud a la Justicia de Familia, de la supresión de todo tipo de tutelaje de más menores a la Fundación Anspaz.
Fueron los profesionales de la Defensoría quienes inspeccionaron el hogar y corroboraron las graves condiciones de habitabilidad y la situación de vulnerabilidad a las que estaban expuestos los menores.
No tenían alimentos básicos, ni gas para que les pudieran cocinar, pero lo más grave era que seguían expuestos a la violencia de los responsables apartados, por lo que denunciarlos resultaba un escollo enorme, ya que las presuntas víctimas estaban aterrorizadas por las amenazas recibidas.
Desde septiembre de 2014
Tal como lo adelantó PRIMERA EDICIÓN, el escándalo se desató catorce meses después de la primera denuncia por abuso sexual en el hogar Anspaz, cuando una beba ingresó al hospital de Jardín América con un severo cuadro de deshidratación y alteración psicomotriz.
Los galenos constataron lesiones genitales y solicitaron análisis de los forenses de la Justicia. La perito de la Cuarta Circunscripción Judicial de Puerto Rico, Helga Sulamita Segovia de Ledesma, realizó el examen e informó que las lesiones no comprendían una violación, sino que eran similares a una diarrea.
Fue llamativo el resultado ya que en el parte del hospital, fueron descartados los síntomas de trastorno digestivo y por ello solicitaron la actuación judicial. De acuerdo a los procedimientos registrados en el hospital, la encargada del hogar Anspaz fue quien llevó a la beba al nosocomio.
Tras este caso, los menores dejaron de asistir a la escuela, y se estableció que en el hogar funcione un aula satélite. Precisamente, las docentes de estos niños, fueron las que descubrieron, hace pocos días, que una menor de 9 años presentaba dolores que le impedían hasta sentarse.
De acuerdo a las actuaciones policiales, el viernes 13 de noviembre, una de las niñas se presentó a clases y habría manifestado a sus educadoras que sufría fuertes dolores.
La revisaron e indicó el lugar y quién fue su agresor, por lo que recurrieron a la Comisaría de la Mujer de Jardín América, desde donde se dispuso que la víctima fuera analizada por médicas legistas, quienes confirmaron lesiones respectivas a una violación.
Esta menor fue la primera en ser reubicada fuera de Jardín América, por orden de la jueza Meyer, tal como adelantó este medio en su edición del domingo.
También fue esta pequeña quien ayer pudo dar su testimonio, al igual que la menor de 13 años, y permitirle a la Justicia Penal que se tomen los primeros pasos firmes detrás de las personas que cometieron estos hechos o fueron cómplices.
Un cuarto caso en la mira
De acuerdo a las fuentes consultadas, aún resta que una menor de 13 años pueda relatar lo que sufrió en idénticas circunstancias a las ya denunciadas.
Esta niña fue trasladada ayer con sus dos hermanos a su nuevo hogar, pero continúa atemorizada. No obstante las actuaciones legales al respecto siguen en curso. El testimonio de su hermana de 9 años ayer en Cámara Gesell derivó en la detención del sospechoso de 17 años.
Cabe señalar que, el apuntado en este presunto cuarto caso de violación sería el mayor de los hijos de la titular del hogar Anspaz.
Este hombre de 22 años, ya había sido señalado como sospechoso del abuso sexual a la beba de casi un año en septiembre de 2014.
La criatura con sus cuatro hermanos y su madre aún permanece en el hogar con el único reparo que le pueden brindar las docentes que se acercan diariamente hasta el predio camino a los Saltos del Tabay.
No obstante, una patrulla policial recorre la zona, ya que sólo una mujer quedó como encargada de los alimentos y limpieza del hogar y también siente temor de represalias.