Investigan por lavado de dinero a los miembros del “Clan de Jardín”

La Justicia Federal los busca desde enero tras un operativo de la Policía provincial en Colonia Oasis.

Tras la negativa de excarcelar a uno de los tres hermanos (dos de ellos siguen prófugos) buscados desde el 12 de enero último vinculados al contrabando de cigarrillos y tráfico de marihuana, la Justicia Federal avanza su pesquisa sobre las propiedades relacionadas a su presunto accionar delictivo principalmente en la zona de Jardín América.

Las maniobras de transferencias de titularidad de casas, locales comerciales, salones de eventos, automóviles, camionetas, campos y chacras, aumentaron en los últimos días y aceleraron la labor de los investigadores federales para discriminar todos los bienes de dudosa procedencia y adelantar la causa por “lavado de dinero” contra el denominado “Clan de Jardín”.

Pero no es la única investigación abierta, al menos once expedientes por violar la ley de Código Aduanero tienen a los tres hermanos como principales sospechosos. El contrabando de cigarrillos paraguayos sería la maniobra ilegal que predomina como fuente de ingreso para esta organización.

La línea económica de investigación es coordinada por el juez Federal de Posadas, subrogante en Oberá, José Luis Casals, y apunta a propiedades en jurisdicción de la localidad correntina de Ituzaingó (a 100 kilómetros de Posadas), pero también en Jardín América, donde se registrarían viviendas, comercios y hasta un suntuoso salón de eventos levantados con los frutos del supuesto despliegue del “Clan”. Familiares y allegados se habrían transformado en testaferros de los tres hermanos.

Casi ocho meses
Desde la noche del martes 12 de enero son buscados los tres hermanos involucrados en el contrabando de cigarrillos a través de la costa del río Paraná en parajes y colonias de la jurisdicción de Jardín América.

El incidente se produjo a las 20, cuando efectivos de la Policía provincial intentaron identificar a dos vehículos en un camino de Colonia Oasis y sufrieron una lluvia de balas como respuesta.

Abandonaron una Ford EcoSport negra en la que trasladaban un cargamento de cigarrillos y continuaron escapando en una Toyota Hilux.

En el primer rodado, que también tenía pedido de secuestro por robo en Brasil, se encontraron 30 cajas de cigarrillos paraguayos. Esa misma noche se allanaron dos viviendas. Una de ellas a doce kilómetros del tiroteo, donde se incautó un kilogramo de marihuana, cartuchos de escopeta, revólveres, dinero en efectivo y cinco cajas más de cigarrillos.