El clan Mareco sigue activo: cayó una mujer en pesquisa de la Justicia federal

En los dos operativos hechos entre el martes y jueves se incautaron dos camionetas de alta gama. | Foto: Policía de Misiones

En uno de los tres allanamientos realizados el jueves en distintos barrios de Jardín América se procedió a la detención de Ramona Mareco, integrante del conocido clan Mareco, en el marco de la investigación iniciada horas antes por el Juzgado Federal de Oberá por el secuestro de dos camionetas repletas con cigarrillos de contrabando en un operativo de Gendarmería en Aristóbulo del Valle.

Según fuentes vinculadas a la causa, se cree que uno de los rodados involucrados sería propiedad de la mujer.
A raíz de esto, cerca de las 18 del jueves una comitiva de Gendarmería Nacional que contó con el apoyo de varias dependencias de la Unidad Regional IX de Policía requisó la morada de la mujer, sobre calle Leopoldo Marechal.

Dentro del inmueble se incautaron una Toyota Hilux color gris, una moto Honda CRF 450, un Renault Megane, una gran cantidad de teléfonos celulares y distintas documentaciones de importancia para la investigación.

De acuerdo a las fuentes consultadas, la intervención culminó en horas de la madrugada de ayer, y se allanaron otras dos viviendas; una en el mismo vecindario y otra en el barrio Juan Manuel de Rosas.

Las sospechas en torno a la vinculación de Ramona Mareco con la causa por contrabando comenzó luego de dos operativos hechos por personal de Gendarmería Nacional, en los cuales se logró decomisar un total de 44.500 paquetes de cigarrillos de origen paraguayo, además de dos camionetas Chevrolet S-10 que transportaban la mercadería de contrabando.

Según estimaciones de la misma fuerza, el valor de lo incautado asciende a unos 2.780.000 pesos. En tanto, no hubo detenidos ya que los vehículos fueron abandonados tras sendas persecuciones.

Los procedimientos fueron realizados por personal de la Sección Aristóbulo del Valle, dependiente del Escuadrón 9 Oberá. Ambos hechos surgieron a partir de controles de ruta.

El jueves, los uniformados montaron un puesto sobre la ruta provincial 211, y en un momento dado el control fue sobrepasado a gran velocidad por una camioneta S-10 color gris. La maniobra puso en riesgo a los gendarmes y a terceras personas que transitaban por la zona.

Inmediatamente se inició una persecución por varios kilómetros que culminó en la localidad de San Vicente con el hallazgo del vehículo perseguido, que se hallaba estacionado en un barrio de las afueras de la ciudad.

Por algunos indicios, se cree que los traficantes habrían pretendido traspasar la carga a otros vehículos, pero la persecución no les dio tiempo suficiente para cumplir su cometido y tuvieron que escapar del lugar abandonando 59 cajas de cigarrillos paraguayos que contenían 4.450 gruesas de diez paquetes cada una. Además, se secuestró la pick up e investigan su origen.

El martes, en tanto, personal de la misma Sección Aristóbulo del Valle secuestró 1.500 gruesas de cigarrillos de origen extranjero, que también eran transportadas en una camioneta Chevrolet S-10.

El procedimiento se concretó a través de tareas preventivas mediante un control sobre la ruta provincial 7 y su intersección con la ruta provincial 8.

En el lugar, al tiempo que controlaban a vehículos y personas, el citado rodado giró en U y se dio a la fuga por la ruta 8. La persecución culminó en un camino vecinal conocido como El Tigre, donde los uniformados dieron con la pick up abandonada.

En el interior del vehículo hallaron 30 cajas de cigarrillos. Al mismo tiempo, el personal realizó tareas de rastrillaje en la zona en busca del conductor y posibles cómplices, aunque no logró detenciones. En ambos casos intervino el Juzgado Federal de Oberá.